Paralímpicos piden trato igualitario en México.

Aunque agradecen los deportistas paralímpicos el reconocimiento que se les hace con la edición del libro 25 Glorias del deporte adaptado, (Armando Sarow) que cuenta sus historias, algunos levantaron la voz para decir que siguen en desventaja con los atletas convencionales no sólo en difusión, sino en otros aspectos de mayor importancia.

Doramitzi González pide mayor difusión
del deporte adaptado.

Así, la nadadora michoacana Doramitzi González comentó que quizá el homenaje en vida llegó un poco tarde, pero lo que en realidad importa es la desventaja que “tenemos nosotros (los atletas adaptados) con los otros (convencionales), porque a ellos mucha gente los reconoce y de nosotros casi nadie tiene ninguna referencia”.

En el caso de la medallista paralímpica y mundial en powerlifting Amalia Pérez se mostró feliz de ver su historia en un volumen, pero sabe que todavía falta mucho para que sus compañeros competidores alcancen la misma visibilidad que tienen los otros competidores, “pese a que el esfuerzo de todos es el mismo, al igual que el orgullo de representar a México”.
Al multipremiado Juan Francisco Reyes le alegró la vida enterarse de que sus historia integraría un grueso libro, pero dejó en claro que eso de ninguna forma lo hará perder el piso ni creerse más de lo que es, porque al final del día lo único que le corresponde cumplir es prepararse a tope “para hacer fluir la adrenalina para seguir dándole alegrías a mis compatriotas con mis triunfos alrededor del mundo.”
Para el coleccionador de medallas Gustavo Sánchez es una loable labor hacerles en vida un reconocimiento a los competidores que han puesto en alto el nombre de México, por lo que aprovechó la ocasión para solicitar a los responsables del deporte “la adecuación (del Centro Paralímpico) o la construcción de otro espacio para que la gente se atreva a hacer ejercicio, que se salga de la cama para no sólo 'correr las cortinas', sino que se ejercite todos los días”.


Jorge Sepúlveda MarínAunque agradecen los deportistas paralímpicos el reconocimiento que se les hace con la edición del libro 25 Glorias del deporte adaptado, (Armando Sarow) que cuenta sus historias, algunos levantaron la voz para decir que siguen en desventaja con los atletas convencionales no sólo en difusión, sino en otros aspectos de mayor importancia.Así, la nadadora michoacana Doramitzi González comentó que quizá el homenaje en vida llegó un poco tarde, pero lo que en realidad importa es la desventaja que “tenemos nosotros (los atletas adaptados) con los otros (convencionales), porque a ellos mucha gente los reconoce y de nosotros casi nadie tiene ninguna referencia”.En el caso de la medallista paralímpica y mundial en powerlifting Amalia Pérez se mostró feliz de ver su historia en un volumen, pero sabe que todavía falta mucho para que sus compañeros competidores alcancen la misma visibilidad que tienen los otros competidores, “pese a que el esfuerzo de todos es el mismo, al igual que el orgullo de representar a México”.Al multipremiado Juan Francisco Reyes le alegró la vida enterarse de que sus historia integraría un grueso libro, pero dejó en claro que eso de ninguna forma lo hará perder el piso ni creerse más de lo que es, porque al final del día lo único que le corresponde cumplir es prepararse a tope “para hacer fluir la adrenalina para seguir dándole alegrías a mis compatriotas con mis triunfos alrededor del mundo.”Para el coleccionador de medallas Gustavo Sánchez es una loable labor hacerles en vida un reconocimiento a los competidores que han puesto en alto el nombre de México, por lo que aprovechó la ocasión para solicitar a los responsables del deporte “la adecuación (del Centro Paralímpico) o la construcción de otro espacio para que la gente se atreva a hacer ejercicio, que se salga de la cama para no sólo 'correr las cortinas', sino que se ejercite todos los días”.
Reacciones: