Lyon 2013 dejó nuevos problemas de clasificación para paralimpicos mexicanos.



El escándalo sigue creciendo después de los sucedido con Mauro Máximo.


Cuatro integrantes de la delegación mexicana que viajó a Lyon, Francia, para participar en el Campeonato Mundial de Atletismo fueron reclasificados en categorías más altas por el Comité Paralímpico Internacional (IPC).
Los maratonistas Mario Santillán y Pedro Meza, de la Federación Mexicana de Deportes Sobre Silla de Ruedas (Femedessir), así como Jorge Benjamín González y Rebeca Valenzuela, de la Federación de Ciegos y Débiles Visuales (Femedecidevi), se sumaron a una lista encabezada por Mauro Máximo de Jesús. En junio pasado este deportista fue reclasificado de la categoría F53 a la F55, luego de que un panel de médicos y técnicos del IPC determinó que su grado de discapacidad no corresponde con la categoría en la que venía compitiendo.

Para el presidente de la Femedecidevi, Miguel Ángel Huerta, las rigurosas evaluaciones realizadas a los atletas mexicanos en vísperas del Mundial de Atletismo se deben al "efecto Mauro Máximo", deportista a quien las autoridades deportivas mexicanas solaparon durante años, a sabiendas de su impostura en torno a la incapacidad padecida.

"El IPC actuó de forma muy drástica contra México por el problema que se dio con Mauro Máximo. Aun sabiendo que el señor caminaba, a Eduardo Obregón (excoordinador del deporte adaptado de la Conade) y a Bernardo de la Garza (exdirector de la Conade) no les importó y hasta le dieron el Premio Nacional de Deportes. El IPC le cargó la mano a México esta vez. Se están yendo contra nuestros atletas."

-¿Usted sabía que Mauro fingía mayor discapacidad?


-Es increíble. Aunque no veo bien, sabía que cuando estaba en México caminaba y en las competencias internacionales siempre estaba sentado en su silla de ruedas. En el periodo de Eduardo de Obregón se cometieron muchas anomalías. Ahora necesitamos que la Conade nos ayude a tener un oftalmólogo de planta, con horario y sueldo asignados, a quien podamos mandar a capacitarse. Debe viajar con nosotros para defendernos y evitar este tipo de inconvenientes ahora exacerbados por Mauro.

A pesar del "efecto Mauro Máximo", para Huerta la culpa de que a Rebeca Valenzuela la hayan declarado "no elegible" para competir es responsabilidad de ella. La acusa de haber querido pasar como ciega total (categoría F11) cuando su clasificación se ubica entre los débiles visuales (F12 y F13).


Antes del viaje de la delegación mexicana a Lyon, el IPC notificó a las federaciones que siete deportistas serían sometidos a evaluaciones para determinar si de acuerdo con el nuevo Manual de Clasificación estaban en la categoría correcta.


Previo al mundial de 2011 en Nueva Zelanda, Rebeca Valenzuela, lanzadora de bala y jabalina, fue clasificada en F12. En esta categoría compitió en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y concluyó en cuarto sitio.


Cuando Valenzuela se presentó a la revisión, dice Huerta, los médicos consideraron que "no estaba cooperando". Según ella no podía fijar la vista, movía los ojos hacia arriba y alegaba que no podía ver.


"Antes de viajar a Francia me presentó un certificado donde decía que sólo veía luces y sombras. Yo le dije que eso estaba mal. Quise llevarla con la doctora que nos apoya, pero como no es nuestra empleada sólo nos echa la mano cuando puede. En ese momento se estaba yendo de México y no pudo revisarla. Me dio muy mala espina la entrega de ese papel, porque ella camina bien y cuando una persona únicamente ve luces y sombras requiere de apoyo. Se me hizo absurdo. Hablé seriamente con ella. Le dije: 'Rebeca, te advierto, no te quiero ver caminando como ciega, porque no eres ciega'."


-¿Por qué actuó de esa manera con el panel de clasificadores?


-Ahí me cayó el veinte: pretendía obtener una clasificación más baja. Le pregunté si había intentado pasar por F11. Dijo que no era su intención, pues quería quedarse en F12. Me molestó mucho su comportamiento. Los clasificadores le pidieron fijar la vista y dijo que no podía. Ella puede lograrlo, por eso te digo que estúpidamente creyó viable obtener una clasificación más baja.


"Le dieron oportunidad de que al día siguiente la revisara otro panel de clasificadores y ellos también dijeron que no cooperó. Por eso le pidieron los exámenes. Ella está en el limbo. No está rechazada. Estoy convencido de que ella es categoría F12 o F13, pero ahora deberá demostrarlo con esas pruebas. Se los dije en la Conade, este es el efecto Mauro Máximo. No estoy defendiendo a mi atleta, porque esta muchacha se comportó terrible, pero es un hecho que para México se van a extremar las clasificaciones", afirma el presidente de la Femedecidevi.


Injusticia


Por su parte, la deportista de 19 años asegura a Proceso que su revisión no ocurrió así. Quienes la evaluaron, asegura, fueron muy hostiles y quisieron obligarla a ver más de lo que en realidad puede. Ella padece miopía, astigmatismo, estrabismo, hipermetropía y vista periférica. En un ojo tiene siete dioptrías, en el otro nueve y la han operado en seis ocasiones. En una de esas cirugías, aclara, le cortaron los ligamentos de los ojos, lo cual le impide enfocar las imágenes.

"La primera vez me tocó una doctora, fue muy grosera. Me estaba forzando a hacer algo que yo no podía. Se montó en su macho de que no quería cooperar. Yo ni entendía lo que me estaba diciendo, porque me hablaba en francés. Me pusieron un aparato y me decían: 've la equis verde'. ¿Cuál equis verde? Yo uso lentes de armazón y no los llevaba. La persona creyó que no estaba cooperado. Si no tengo los lentes no puedo enfocar. ¿Cómo me piden que enfoque? No tengo control de la fijación de mis ojos.


"No se puede corregir mi estrabismo porque no tengo ligamentos en los lados externos de los ojos. Eso no se puede ver con aparatos simples de oftalmología en un consultorio. A la segunda revisión llevé mis lentes y me dijeron que presentara esos tres estudios para corroborar lo que les dije. Cuando los presente tengo la seguridad de que todo se va a aclarar."


-¿Es falso que usted quiso pasar por ciega total y fingió ver menos?


-No soy ciega total. Sí tengo un ángulo de visión. No puedo pasar por ciega. Ningún doctor me declararía así. Es ilógico. No estoy diciendo mentiras. Los clasificadores se pusieron muy rígidos por la reclasificación de Mauro Máximo. Eso fue el detonante para que estén sobre nosotros y sólo están viendo a quién sacan. Los mexicanos estamos bajo la lupa por el caso de Mauro.

Valenzuela sostiene que no llevaba consigo la documentación para comprobar la cirugía de ligamentos porque el hospital del DIF donde fue intervenida mandó al archivo muerto su expediente y no lo encontraban. Indica que apenas hace dos días le informaron que ya apareció.

Por lo pronto, Rebeca ya perdió la beca de 5 mil pesos que la Conade le otorgaba por su cuarto lugar obtenido en los Juegos Olímpicos. También perderá un monto igual otorgado por la Comisión del Deporte del Estado de Sonora (Codeson). La estudiante de administración pública deberá conseguir por su cuenta los casi 10 mil pesos que cuestan los estudios que deberá presentar hasta marzo de 2014 durante una competencia a realizarse en Mesa, Arizona, y a la cual acudirá un panel de clasificadores.


El otro atleta débil visual reclasificado es el corredor Benjamín González, quien pasó de la categoría T12 a la T13. Miguel Ángel Huerta refiere que en este caso se cometió una injusticia, porque viajaron sin un oftalmólogo capaz de demostrar que estaba bien clasificado. Además, González tampoco tenía a mano la documentación correspondiente para respaldar su condición.


Este deportista presenta desprendimiento de retina en el ojo derecho; además, tiene miopía y un problema congénito de cataratas en ambos ojos. Ha entrado al quirófano en tres ocasiones.

"Los clasificadores me dijeron que ya veía mejor que en años anteriores, que he mejorado y he tenido un progreso por mis tratamientos, pero yo sigo con la misma visión desde 2011. Voy con los doctores y ellos tienen la última palabra. Aunque no regrese a la categoría T12 puedo ser competitivo. El cambio no es justificación para no ganar", afirma.


En el Mundial de Atletismo, González participó en las pruebas de 200 y 400 metros planos en la categoría T13, pero no pudo colarse al podio. Según él, cuando salió de Sinaloa ya estaba lesionado de la pierna izquierda. En su primera prueba no pudo concluir la competencia y terminó con un desgarre en la pierna derecha. En la semifinal de 400 metros no tuvo problemas, pero en la final volvió a resentirse y terminó en sexto lugar.

Reclasificaciones


Miguel Ángel Huerta adelanta que en breve la Femedecidevi presentará una apelación ante el IPC para que, con documentos en mano, González, medallista de bronce en Londres 2012, pueda ser evaluado nuevamente.


Ante la severidad del IPC, Huerta ya informó a los judocas Eduardo Ávila y Lenia Ruvalcaba que deben realizarse los mismos tres exámenes solicitados a Rebeca Valenzuela, a fin de evitar sorpresas en alguna competencia internacional.

"Ellos no han sido siempre del deporte de ciegos. Yo ya comenté en una asamblea mi preocupación por sus casos y como no quiero sorpresas no voy a esperar a que el IPC me diga algo. Esto ya lo plantee ante el Comité Técnico del Comité Paralímpico Mexicano para que las cuatro federaciones paralímpicas hagamos lo mismo", expone Huerta.

El encargado temporal de la coordinación del deporte adaptado de la Conade, Samuel Pérez, explica que Mario Santillán fue reclasificado de la categoría T46 a la T47, mientras que Pedro Meza pasó de la T45 a la T46. Según su dicho, ambos casos obedecen a los cambios en el Manual de Clasificación que ahora ubica en la categoría T46 a quienes están amputados hasta cierta altura arriba del codo y en la T45 a quienes tienen un muñón aún más corto.

A Santillán se le ubicó en la T47 porque tiene completo el brazo izquierdo, pero le falta la mano derecha. El caso de este atleta es todavía más especial, pues cuando comenzó a participar en el deporte adaptado no entró en ninguna categoría porque tenía la mano derecha. Era pequeña y con sólo dos dedos. Decidió entonces amputársela para poder ser clasificado.
Reacciones: