Ataques en la maraton de Boston han dejado dos muertos.


A
parentemente causadas por bombas, que sorprendieron a los corredores y al público que asistía este lunes al final del maratón de Boston, uno de los acontecimientos deportivos más importantes y concurridos del mundo. Equipos de expertos en explosivos y decenas de policías acudieron inmediatamente al lugar de los hechos para tratar de determinar la causa exacta de las explosiones. Oficialmente, no se descarta ni se apuesta aún por ninguna hipótesis, aunque la posibilidad de un atentado terrorista cobraba peso en las últimas horas.


El portavoz de la Policía de Boston ha asegurado en rueda de prensa que una tercera explosión se había producido 30 minutos después de que detonaran las dos primeras en la Biblioteca JFK. Aunque en un principio ha asegurado que los investigadores "trabajan con la hipótesis de que ambas explosiones estuvieran relacionadas", minutos después la misma policía informaba de que la explosión de la biblioteca se debía a un incendio que no tenía que ver con los atentados en la línea de meta del maratón". Durante esta intervención, las autoridades no han confirmado las cifras de muertos o heridos. Las explosiones han provocado escenas de pánico entre los asistentes, algunos de los cuales fueron derribados por el impacto. Otros muchos trataban de huir desordenadamente, entre gritos y llantos, dejando atrás huellas de sangre en el pavimento y un rastro de objetos destrozados en medio del caos.

El presidente Barack Obama fue informado inmediatamente de lo sucedido y se mantiene desde entonces en contacto permanente con el alcalde de la localidad, Tom Menino, y con el gobernador de Massachusetts, al que pertenece Boston, Peval Patrick, quien informó que la policía local estaba trabajando junto a la policía federal ante la perspectiva de que no se tratase de un episodio accidental.

Antes de la rueda de prensa, la Policía de Boston afirmó que habían sido localizados otros dos artefactos que serían desactivados posteriormente, pero esa información tampoco ha sido conformada en la rueda de prensa posterior.

Las dos primeras explosiones tuvieron lugar en las proximidades del hotel Fairmont Copley Plaza que servía de cuartel general del maratón que se celebró este lunes. La zona de la meta de la carrera, aledaña al hotel y en pleno centro de la ciudad, fue desalojada en pocos minutos. Las informaciones sobre la intensidad de las detonaciones son confusas, aunque los testimonios de algunos de los testigos indican que se trató de fuertes explosiones.
Reacciones: